Preservación alveolar – implantación diferida

  • Delayed implantation
    Diente a extrer
  • Delayed implantation
    Alveolo tras la extracción
  • Delayed implantation
    Relleno con maxgraft® y cobertura con un apósito de colágeno
  • Delayed implantation
    Alveolo tras ~3 meses
  • Delayed implantation
    Implante colocado en el alveolo curado
El alveolo está revestido con hueso fascicular (bundle bone) – hueso en el que se insertan las fibras periodontales. Este hueso recibe sus nutrientes del periodonto, por lo que se reabsorbe tras la extracción del diente; en presencia de hueso vestibular fino, es posible que se reabsorba toda la pared vestibular. Rellenar el alveolo con un material de injerto óseo puede no prevenir la reabsorción del hueso fascicular, pero sí ayuda a mantener el volumen de los alveolos, permitiendo así una colocación posterior estable del implante y mejorando el resultado estético de la restauración final. Si la implantación está programada en las 16 semanas posteriores a la extracción (implantación diferida), se puede utilizar un material de injerto como los gránulos alogénicos maxgraft®, para conseguir una regeneración ósea rápida de los alveolos.

Aplicación de las partículas

Durante la aplicación, evite comprimir excesivamente las partículas; las partículas menos condensadas dejan más espacio para la penetración de vasos sanguíneos y la formación de nueva matriz ósea.

Rehidratación de las partículas

La rehidratación de los gránulos maxgraft® (al igual que cerabone® o maxresorb®) en sangre del defecto o suero salino no es necesaria, pero, dado que las partículas humectadas tienden a pegarse entre sí, la rehidratación simplifica tanto su manejo como su aplicación.

Cobertura del alveolo

Si las paredes óseas están intactas, no es necesario colocar una membrana; aun así, se recomienda cubrir el alveolo al trabajar con materiales de injerto. Jason® fleece ayuda a prevenir la migración de las partículas y protege el alveolo.

Socket with intact walls

Los materiales de injerto actúan como una matriz osteoconductiva para la formación de hueso nuevo dentro del alveolo. Un material de injerto ideal se reabsorbe a la misma velocidad a la que se forma hueso por parte del hospedador; esto asegura la estabilidad volumétrica y previene la penetración de tejidos blandos sin retrasar el proceso de cicatrización. Gracias a la presencia del colágeno conservado, los gránulos alogénicos maxgraft® se caracterizan por un potencial regenerativo muy elevado y son remodelados completamente hacia hueso del paciente en un plazo de tan sólo 3–4 meses, aproximadamente. Por ello, los gránulos alogénicos son la mejor opción para una implantación diferida. También se pueden utilizar gránulos de hueso bovino (cerabone®) o partículas sintéticas (maxresorb®, collacone® max), pero generalmente no muestran una regeneración ósea completa a las 16 semanas de la extracción.

La técnica de “preservación alveolar” ("socket preservation") habitualmente hace referencia al rellenado de un alveolo con paredes óseas intactas. En este caso, no es necesario aplicar una membrana, aunque a menudo se lleva a cabo para evitar la migración de partículas de injerto óseo hacia la cavidad oral. Para la cobertura del alveolo, Jason® fleece es una alternativa con mejor relación coste-efectividad en comparación con las membranas. Este apósito de colágeno protege el alveolo y el material de injerto, contribuye a la cicatrización de la herida y puede ser dejado sin cubrir para una integración expuesta. Otra solución válida es tapar el alveolo con mucoderm®. Esta matriz de colágeno nativo tridimensional ayuda a mantener el contorno de los tejidos blandos y asegura unos resultados estéticos óptimos, especialmente en las restauraciones en el sector anterior.

 

Please Contact us for Literature.