Técnicas de láminas óseas

  • Shell technique - maxgraft® cortico
    Cresta estrecha en mandíbula posterior
  • Shell technique - maxgraft® cortico
    Fijación de maxgraft® cortico a cierta distancia de la cresta
  • Shell technique - maxgraft® cortico
    Alisamiento de los bordes y cobertura con Jason® membrane
  • Shell technique - maxgraft® cortico
    Relleno con material de injerto óseo
  • Shell technique - maxgraft® cortico
    Cierre del defecto con suturas sin tensión
La técnica de las láminas de hueso, también conocida como técnica del encofrado, es un método típico de aumento de tejidos duros. El concepto de la técnica de láminas de hueso está basado en la preparación de un contenedor biológico que crea el espacio necesario para la integración completa del material de injerto óseo particulado. El encofrado generado está compuesto por láminas finas de hueso autólogo cuya forma es modificada en dependencia del tamaño y la posición del defecto. Acto seguido, son fijadas con tornillos de osteosíntesis a una cierta distancia del hueso local, ofreciendo así un sostén estructural para las partículas de hueso autólogo. Aparte de reconstrucciones verticales y horizontales, esta técnica permite llevar a cabo aumentos tridimensionales complejos para el tratamiento de defectos óseos grandes. Para evitar la toma y división de los bloques de hueso autólogo, que requiere tiempo, y con el fin de prevenir la morbididad de la zona donante, botiss ha diseñado y desarrollado maxgraft® cortico — una lámina de hueso prefabricada hecha de hueso alogénico.

Rehidratación de la lámina cortical

El proceso de producción de maxgraft® cortico conserva el colágeno natural y mantiene una humedad residual de <5%. Según nuestros usuarios clínicos, no es necesaria su rehidratación; el producto está listo para su uso inmediato.

maxgraft® cortico - horizontal augmentation
maxgraft® cortico - horizontal augmentation

Típicamente, se utiliza una microsierra para obtener un bloque de hueso que a continuación es dividido en 2-3 láminas de hueso finas. El grosor de estas láminas de hueso puede ser reducido adicionalmente con un raspador o una fresa para hueso. El proceso de toma del injerto, aunque garantiza unos resultados excelentes, presenta una serie de problemas, al consumir mucho tiempo, producir potencialmente más molestias al paciente que la propia técnica de aumento y ser una posible fuente de complicaciones.

Como alternativa a la toma de hueso autólogo, maxgraft® cortico es una opción excelente: su origen natural (el hueso humano) asegura una osteoconductividad elevada, una remodelación controlada y propiedades biomecánicas, lo que convierte maxgraft® cortico en el material de elección para el aumento óseo; maxgraft® cortico es un producto estéril (es decir, sin propiedades antigénicas) con una estabilidad elevada y una durabilidad de 5 años a temperatura ambiente.

Tras fijar la lámina de hueso, se puede rellenar el espacio entre el hueso local y la lámina cortical con diferentes materiales de injerto óseo particulado. Para facilitar la osteosíntesis, se pueden usar partículas alogénicas (por ejemplo, maxgraft® granules) para rellenar el defecto. El colágeno humano conservado ofrece una osteoconductividad excelente y permite una remodelación completa. Su mezcla con partículas de hueso autólogo o matrices de PRF con injerto particulado también puede contribuir a la osificación. Al final del procedimiento, la zona de aumento es cubierta con una membrana (por ejemplo, Jason® membrane); por último, se realiza una sutura en ausencia de tensión y a prueba de la saliva.

Please Contact us for Literature.